Leyentes de este lugar

Tódo para el blog

Dibuje, pinte, raye ñ.ñ

domingo, 29 de agosto de 2010

Carne y Hueso


Carne y Hueso

Cuando cae la noche, cuando se asoman esas bellas nubes para esconder la luna, cuando comienzan a caer gotas de vida y alegría, cuando se moja mi cuerpo entero con esa Alejandría...
...es entonces cuando te veo y creo que sin ti todo es feo y pierde sentido el deseo, tu alma acompaña mi y credo tras ese cedro tu alma sube el cerro que en mi corazón tiene al engendro, ser de oro e incienso. Como en tu caminar por aquel lienzo veo el comienzo y respiro tu esfuerzo y pienso que la vida se acabó sin tus ojos, lo que presiento, es el reverso, el verso... al ser de carne y hueso.
Me aleja la estima de la compasión, me acerca la idónea fantasía de tu ser. “¡Já!” Dirán cuando me escuchen. Más yo sé que la inescrupulosa falta de sentido me da la razón a lo que digo. La completa falta de risa en sus llantos por mi desesperación, me da la alegría de verte de vez en cuando.
PARASIEMPRE. Tal vez sea un inconfundible sentir de emociones que no se pueden incorporar al querer humano. Tal vez sea tu presencia la que no me deja tener precisión en mi persona, en mi ver, en mi actuar, en mi hablar; eres tú la que lo logra todo, incluso, el que un ser tan incompleto, pero tan llevado a ser como sí mismo, así como sólo soy yo, sea un ser tan completa e incorpóreamente diferente a sí mismo en este abismo como lo soy yo al tenerte así, claro, como lo mencioné, en frente tuyo.
“Sin tu amor mi vida muere”, dijo una canción, más perpetuamente yo viviré, contigo o sin ti, pero es contigo con quien quiero vivir, tal vez sólo un día, tal vez sólo una semana, tal vez PARASIEMPRE, pero no es ahora cuando te tengo, sino ayer, sino mañana, sino siempre.
Eres una mujer, como cualquier otra. No eres especial para nadie.
Como me gustaría poder decirlo así de fácil como se escribe, sin tenerte en frente, pues es una farsa. ¡Eres tú! De carne y hueso, desnuda, mostrando tu armadura de piel. Eres normalísima. Eres una mujer, como cualquier otra. Así me gustas. Tan normal que eres más linda que las demás. Tan normal que eres más inteligente que las demás. Tan normal que me llevas al cielo por años y aun no te tengo. Tan normal que aun te pienso, a pesar de todo, aun te pienso. Eres mi hembra de carne y hueso. ¡Eres tú!

3 comentarios:

Elisa dijo...

Este texto que has puesto aqui está muy bien. Realmente es bonito.
Sigo tu blog, pasate por el mio: http://vocesdeloslibros.blogspot.com/

Aldi Acosta dijo...

"mostrando tu armadura de piel"
Esas frases que me encantan y que nunca se me hubieran ocurrido! jaja
Te sigo :)
Suerte,
Dana*

.:.Hæressia.:. (Sofía Espinoza) dijo...

Me gustó mucho, lindo estilo para escribir =)ah, gracias por tu comentario en mi poema. Saludos ^^