Leyentes de este lugar

Tódo para el blog

Dibuje, pinte, raye ñ.ñ

martes, 23 de noviembre de 2010

Quiero un mate... Quiero fumar tus labios...


Quiero un mate... Quiero fumar tus labios...

   Quiero un mate, uno bien cuchichea’o... quiero tus besos, esos bien da'os... porque besarte me vuelve el weón más feliz de este universo, me vuelve un loco, me vuelve un músico sin instrumentos, sin compasión y sin sentimientos más que la hermosa realidad del amor, de la vida amada… Quiero mirarte a los ojos, esos bien hermosos, esos bien pomposos, cariñosos y sigilosos… quiero poder corromper tu andar, quiero que tropieces en mi camino y me des el más fuerte grito de tu maldad… Quiero poder fumarme tus labios, quiero poder besar un cigarrillo y comerme tu cuerpo entero… Quiero poder beber de boca, quiero poder embriagarme de tu corazón… pero por sobre todo quiero, que tú puedas besar mis labios, quiero que tú puedas disfrutar de una noche en mis brazos, y luego, esa noche, se transforme en dos, en tres, en cuatro y en todas las noches… Quiero que esas noches se transformen en días y que cuando abras tus ojos, me veas a mi… veas a este insignificante hombre a tu lado, pues es porque así un insignificante hombre se transformará en un ángel, pues solo ellos pueden poseer tal privilegio de gozar del amor y del placer de tal ser… Quiero que tu mirada me dé ese mate, con el que podamos conversar horas tras horas, mezclarlo con agua ardiente, para que esas conversaciones se hagan más intensas y nos enojemos de tanto pelear… para así, poder hacer uso de mis habilidades de seducción, y llevar mi disculpa a una relajada pasarela de pasiones y aglomeraciones de hormonas revoloteando en el andar de tu caminar impaciente… quiero que esa pasión, que desbordará la libertad, se vuelva pura inhumanidad, se transforme en la deslealtad absoluta de la verdad, le mentiremos a las mitad, sino a más, le mentiremos a los Dioses sin piedad, a la amargura de la soledad, puesto que nuestros corazones se perderán en la humedad de la ingenuidad de esos seres sin realidad, sin igualdad y sin agua de vanidad…

   También quiero, que luego de haber hecho todo eso y más, me refiero a haber disfrutado de el mate, de las peleas y de la cama, oh si, esa cama, en donde peleamos por ver quién ama mejor, por ver quién lo hace mejor, si, quién disfrutara más del otro, quién se aprovecha más del placer del otro, quién goza más con la realidad alterna a la realidad de la humanidad… Sí, quiero que después de aquello, en que ninguno de los dos resultó más ganador que el otro… quiero poder fumar tus labios, suavemente como un puro con sabor a chocolate y frutilla, quiero poder morder esos hermosos labios que posees en tu hermosa boca que está en tu hermoso rostro, el cual está en tu hermoso cuerpo, que es posesión de tu hermosa alma… Quiero saborear el humo de saliva, quiero poder recorrer nuevamente tu cuerpo, quiero, claro, que esta vez no luchemos, sino, esta vez solo disfrutaremos al cien por cien nuestro amor, el verdadero amor, ese que solo se puede sentir después de hacer lo que ya hicimos…

Quiero beber ese mate bien cuchichea’o y quiero poder fumar tus labios…

4 comentarios:

Anónimo dijo...

tienes excelentes fuentes de inspiración...(Y)
saludos =)

Böris Edgård dijo...

Anónimo... mi fuente de inspiración es solo una... mi amor por el amor...
NADA MÁS... desafortunadamente nada más...

Dana Belén Acosta dijo...

No, que buena frase. "Quiero fumar tus labios" Me fascinó. Suerte boooris :) Beso, dana.

Böris Edgård dijo...

Gracias pequeña :)
beso ;)